jueves, 4 de agosto de 2011

Verano

Mientras nado, una libélula se posa un instante sobre la superficie del agua.

Mientras me asoleo, Anabel barre las hojas secas. El sonido de la escoba arañando el piso
me arrulla. El sol se pasea por mi espalda.

Una mariposa amarilla vuela junto a la barda, mientras voy de vuelta a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario